Colombia, el país de la sabrosura en cinco lugares emblemáticos

Una lista de los destinos más coloridos e inspiradores del país andino

Colombia sabe a café, está repleta de mujeres bonitas y aún lucha con los fantasmas de su pasado turbulento. Es sinónimo de ciudades innovadoras, selvas frondosas, playas paradisiacas y pueblos patrimonio.

Hoy destaco cinco paisajes/destinos de ensueño que desbordan color y que representan la sabrosura del país sudamericano. Una palabra con posibilidades infinitas, un sentimiento, una bandera, un pueblo… Es ese no sé qué en ese no sé dónde que se mezcla (o se complementa) con el Realismo Mágico de García Márquez.

Un flow, un sentimiento, un sabor. Es la pasión, el empuje y las ganas de crecer de un país entero, es la buena vibra que se respira en sus playas o en sus parques y es también, la representación de su cultura y de sus paisajes. Es un sello único.

Porque la mejor forma de entender su sabrosura es viviéndola, os dejo con cinco lugares (sin ser los más emblemáticos) que todo Instagramer querrá tener en su feed, que cualquier viajero se soñaría recorrer y que todo colombiano debería conocer.

El graffitour de Medellín, explosión de arte en contra de la violencia

Medellín es intelectual y refinada en el día, parrandera y animada en la noche. Es una metrópoli reciente que aún se está descubriendo a sí misma. Quiere ser moderna e innovadora, pero se niega a olvidar las tradiciones arraigadas en su gente; eso sí, quiere olvidarse de su pasado turbulento y borrar las huellas de su guerra.

La Comuna 13, uno de los barrios de la ciudad que más sufrió la violencia, es un digno ejemplo de lucha y de transformación social.

©Ana María Pareja

Color, arte, música y mucha dedicación es lo que se ve por las calles de este barrio paisa. Aquí una pared en blanco es un lienzo dispuesto para la creatividad de los jóvenes que se agrupan en la Casa Kolacho, un colectivo creado en memoria de un líder de la zona asesinado en 2009.

Su recuerdo vive aún a través del hip hop y de la pintura a golpe de aerosol. El Graffitour no solo es un recorrido artístico, es la reivindicación de una comunidad que se ha cansado de la violencia y que quiere salir adelante.

Las palenqueras y sus frutas en Cartagena de Indias

Un destino tan polifacético como sus gentes en el que se puede disfrutar de un bello atardecer desde un baluarte o azotar la pista de baile con ritmos caribeños hasta que salga el sol. Relajarse en las playas de arena dorada de las Islas del Rosario o tomarse un cóctel en la piscina del hotel boutique de moda. Cartagena de Indias es alegría, es color, es magia.

Sus palenqueras (mujeres que llevan en sus cabezas grandes cuencos de frutas) se pasean por sus calles coloniales dejando un destello de dulzura a su paso. Se sabe de ellas que son descendientes de los esclavos negros que escaparon al pueblo de Palenque y, lo que no se sabe, es cuál de sus deliciosas frutas escoger para un zumo.

©Ana María Pareja

Sus vestidos son coloridos, amplios y vaporosos (el clima de la ciudad roza los 35 grados centígrados casi todo el año), y ellas, mujeres fuertes, que te cuentan historias y que son emblema de una ciudad abierta al turista.

Caño Cristales, el río del arcoíris 

Las macarenias, son esas plantas que le dan color a Caño Cristales y que le hacen parecer como si se hubiera tragado el arcoíris. Situado en el Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena, no es un río muy ancho ni caudaloso por eso los lugareños le llaman “Caño”, pero lo que tiene de pequeño en tamaño, lo tiene de grande en magia, color y belleza.

©Ana María Pareja

Es realismo mágico puro en cinco colores: rojo, amarillo, azul, verde y negro. Entre julio y noviembre es la época ideal para visitar la zona, puesto que los colores están en todo su esplendor, pero hay que aclarar que no es un recorrido apto para todo tipo de viajeros.

Aún se encuentra en un estado virgen y no cuenta con caminos accesibles, aunque cualquiera con un estado físico aceptable puede medírsele al reto. La experiencia seguro valdrá la pena.

Guatapé, el pueblo más colorido del mundo

Girasoles, figuras geométricas, estrellas, lunas o soles; pequeñas escenas que cuentan historias, quizás de tiempos coloniales… Los zócalos, ubicados en la parte baja de la fachada de las casas de Guatapé (Antioquia) son lo más representativo de este pueblo, que gracias a sus vibrantes colores, se ha ganado el apodo (no de manera oficial) del ‘pueblo más colorido del mundo’.

Situado a dos horas de Medellín e ideal para, además de perderse por sus callejuelas y descubrir su arte, practicar deportes acuáticos en el embalse de Guatapé.

Plazoleta de los zócalos ©Ana María Pareja

La joya de la corona de esta zona, sin embargo, se la lleva el Peñón de Guatapé –también conocido como la Piedra de Peñol– pues sus 220 metros de altura son escalables gracias a 740 escalones construidos en medio de la piedra. Las vistas son alucinantes y solo aptas para valientes.

El mar de los siete colores de la isla de San Andrés 

Un caleidoscopio de colores dan la bienvenida desde la ventana del avión y logran enamorar a primera vista a todo aquel que visita San Andrés por primera vez. Una ciudad que se mueve al ritmo del reggae, el calipso y el soka, y que ha desarrollado un entramado turístico a base de un sin fin de actividades que harán sentir a cualquier en el paraíso.

Desde el azul profundo hasta el verde aguamarina traslúcido, así varían los siete tonos que puede adquirir el impresionante mar de esta pequeña isla de tan solo 26 kilómetros cuadrados.

Isla Johnny Cay ©Ana María Pareja

Su intenso color se debe en parte al impresionante arrecife coralino de su fondo marino, perfecto para los ávidos buceadores que además encontrarán langostas, mantarrayas, tiburones y barcos hundidos.

Si el fondo del mar no es lo tuyo, en sus playas de arena dorada podrás disfrutar de espectaculares atardeceres o de una fiesta con todo el espíritu caribeño.

Colombia es un país lleno de rincones encantadores en los que se evidencia esa sabrosura, una denominación que hace referencia a todo lo bueno, lo colorido, lo gustoso, lo alegre que encontraremos en el país sudamericano.

2 comentarios en “Colombia, el país de la sabrosura en cinco lugares emblemáticos”

  1. Pingback: Seis palabras que definen a Medellín, la capital de la cultura colombiana – Letras y Maletas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba