Puebla de Sanabria: castillos, callejuelas y pasadizos secretos

Un fin de semana, entre relatos creativos, para descubrir la belleza monumental y natural de este pueblo zamorano

Se llama Puebla de Sanabria, pertenece a la provincia de Zamora y está a un poco más de 300 kilómetros de Madrid. Un pueblo que nunca hubiera visitado a no ser porque mi mamá encontró un curso de escritura creativa y me apuntó en él.

Fue uno de esos viajes inesperados, en los que no crees que la vayas a pasar tan bien. Uno de esos pueblos con encanto propio que no necesita demasiadas atracciones turísticas para deslumbrar a sus visitantes.

Castillo de los Condes de Benavente ©Ana María Pareja

Parece sacado de un cuento de hadas, o al revés, cualquier escritor se inspiraría aquí para escribir uno. Tiene un castillo, casas empedradas, calles y cuestas que pueden llevar a pasadizos mágicos, una vista a las montañas que te deja sin aliento y un clima soleado en el día pero sombrío en la noche. Como digo, perfecto para una buena historia.

Primero, hay que decir que las personas con la que compartí esos tres días fueron geniales, entretenidas, conversadoras e interesantes; todos tenían mucho por contar, mucho por aportar.

Eso hizo que el viaje fuera mucho mejor, más divertido. Segundo, el encanto propio del lugar, su delicioso vino (de la denominación de origen Toro), sus paisajes de ensueño, y la buena (aunque mucha) gastronomía, lo hicieron aún más inspirador.

Como no hablar del Lago de Sanabria, ese que tiene una leyenda, una historia, una tragedia. La inmensidad en todo su esplendor, la belleza y la serenidad que genera el lugar; aunque sus aguas hayan sido cubiertas de cuerpos inocentes varios años atrás, (la catástrofe de Ribadelago ocurrió en 1959 cuando una presa se rompió y arrasó con el pueblo entero la madrugada de un 9 de enero).

©Ana María Pareja

Como no hablar de su bosque de castaños, que aún si florecer, porque la primavera llega con retraso a Sanabria, son hermosos e imponentes. Como no mencionar la paz que te deja toda esa naturaleza, todo ese verde, ese aire puro.

Y como no mencionar el curso de escritura de Ítaca, nunca creí poder conocer tanta gente junta que escribiera tan bien, que tuviera tanta imaginación y tanto don de palabra.

Como no contarles el bonito ejercicio que hicimos en parejas, recorriendo el pequeño pueblo en busca de sensaciones; esas que muchas veces dejamos de lado cuando viajamos, esas que no nos detenemos a observar porque estamos más ocupados viendo los grandes monumentos y fotografiando todo lo que hay a nuestro paso.

Como no mencionar la ruta El Quijote  que se hace en las afueras, en una localidad pequeñita llamada Cervantes, de la que claman sus habitantes el nacimiento del grande de la literatura hispanoamericana. Recorrimos los caminos que dan fe de que el procer de las letras nació y vivió allí.

Ruta de Don Quijote, localidad de Cervantes ©Ana María Pareja

Es Puebla de Sanabria un montón de cosas, de sensaciones, de perspectivas. Pasadizos secretos por sus pequeñas y empedradas calles, casitas como sacadas de Hansel & Gretel , un buen vino acompañado de una amena conversación, inspiración para un cuento, un sitio para desconectarse de las grandes urbes en las que vivimos.

Callejuelas empedradas, buena gastronomía, rutas de senderismo y descanso al pie del lago Sanabria, son algunas de las razones por las que este pueblo de la provincia de Zamora, merece una visita.

2 comentarios en “Puebla de Sanabria: castillos, callejuelas y pasadizos secretos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba