Qué hacer en Los Ángeles, además de vivir el cine en Hollywood

Entrar a sus museos, hacer senderismo o descubrir su fusión de culturas. Las pistas para descubrir la magia de Los Ángeles van mucho más allá del séptimo arte

Dinámica, ecléctica, única. Los Ángeles es la ciudad del clima perfecto, de los sueños, del cine, del arte, del deporte… Tiene tantas caras como planes para pasárselo bien. Esta metrópoli es adicta a lo extraño, a lo escandaloso, rebosa energía y es tan multicultural que parece que viajaras a muchos lugares del mundo a la vez. 

Es sabido que Hollywood, The Hall of Fame o Rodeo Drive son imprescindibles en una primera visita a la ciudad más ecléctica de Estados Unidos. Pero, hay vida más allá del cine, las estrellas y las compras desorbitadas; estos son algunos de los planes que no puedes perderte.

©Pedro Marroquin – Unsplash

Pasear por el Downtown 

En Lonely Planet aparece la siguiente descripción: «Tómese Manhattan, añádase una pizca de Ciudad de México, un pellizco de Tokio y Guangzhou, agítese y sírvase. El resultado: el centro de LA». No podía ser más cierta. 

El centro de la ciudad (DTLA) ha vivido un renacimiento importante. Ahora es la meca de la arquitectura, el arte y el diseño; envuelto en un halo de multiculturalidad gracias a barrios como Little Tokio

Quizás su edificio más célebre sea el Walt Disney Concert Hall, hogar de la Filarmónica de Los Ángeles. Diseñado por Frank Gehry, es una obra maestra de la arquitectura moderna y un spot imperdible de la zona. Tampoco hay que perderse el Bradbury Building en ladrillo visto y famoso por sus escaleras de hierro.

Walt Disney Concert Hall ©Pixabay

Antes de iniciar el peregrinaje por los mejores museos hay que coger fuerzas en el renovado y de onda hipster Grand Central Market. Cualquiera de sus puestos de comida ofrece platillos suculentos, aunque perderse los donuts rellenos de fresas en The Donut Man es impensable. 

Ahora sí, hay que bucear entre la historia de la música en el Grammy Museum. Admirar, tanto por fuera como por dentro, The Broad o entrar al MoCA, con una de las colecciones de arte contemporáneo más completas del país.

Degustar su multicultural gastronomía

Generaciones de inmigrantes han forjado una urbe global en Los Ángeles y su escena gastronómica hace gala de esa diversidad. Sabores de Asia se entremezclan con platos europeos o mexicanos, entre hamburguesas y sandwich grasientos, tan típicos de Estados Unidos.

Desde Chinatown y sus famosos ‘camarones resbalosos’ en el restaurante Yang Chow hasta la animada zona de restaurantes de Little Tokio. Sin dejarse los tacos y el guacamole recién hecho de los food trucks de la Calle Olvera o la entraña al ajo de Lala’s Grill. Un lugar que nos traslada a los mejores asadores argentinos. 

Claro que en L.A. no pueden faltar platos estadounidenses tan icónicos como las hamburguesas, los sandwiches o la pizza. Por ejemplo, el famoso french dip sándwich de Philippe the Original, que desde 1908 sirve cerca de 3.000 sándwiches al día. Y para rematar, un helado de Salt & Straw en Abbot Kinney, con cucuruchos artesanales y sabores fuera de lo común.

Disfrutar de sus eclécticas playas

La vida de Los Ángeles no se entiende sin sus arenales más cercanos; en ellos se mezcla el espíritu hedonista citadino con el aire desenfadado de la vida playera. En sus 120 kilómetros de costa, la ciudad del clima perfecto, cuenta con playas para todos los gustos.

Los Ángeles - Santa Monica
Santa Mónica Pier ©Denisse Leon – Unsplash

Desde la glamurosa Malibú, hasta Redondo Beach, meca de aventuras marítimas; sin olvidar la televisiva Manhattan Beach, con su muelle como locación de tv favorita. Eso sí, hay dos zonas playeras que por nada del mundo hay que perderse: Santa Mónica y Venice; visitarlas es conocer el alma de L.A. 

Santa Mónica tiene 5,6 kilómetros de arena en los que se juegan competitivos partidos de vóley playa. Aunque es más conocida por su histórico muelle que alberga el parque de atracciones Pacific Park. Al atardecer, las mejores vistas de la costa son desde su famosa noria, la única del mundo que funciona con energía solar. La cena, en The Lobster, con su famoso filet mignon con langosta.

Pero cuando lo que se busca es algo fuera de lo común, hay que dirigirse sin rechistar hasta el Ocean Front Walk de Venice Beach. En él se pueden ver  guitarristas en patines, vendedores ambulantes, malabaristas, músicos callejeros, magos del Hula Hoop… Todo un teatro al aire libre.

Gjelina, es uno de los restaurantes favoritos de Abbot Kinney –una zona imperdible de Venice–, en el que la pizza gourmet es su plato estrella. Leonardo Di Caprio, Natalie Portman o Julia Roberts se han dejado caer por este local de estilo desenfadado.

Venice Beach
Venice ©Leonardo Male – Unsplash

Ver L.A. desde lo alto 

Buscar siempre las vistas más altas –edificios, miradores, montañas– hace parte de mi historia viajera; en Los Ángeles, no podía ser de otra manera. Aquí, hay que coronar la cima del emblemático Griffith Park, hasta el famoso observatorio homónimo. 

Elegir un tour guiado de senderismo, puede ser la mejor forma de conocer la historia de la zona y de no perderse por el camino. En Bikes & Hikes, tienen uno llamado Griffith Park Experiencie. Dos horas y media y 5,6 kilómetros después, la recompensa son unas vistas maravillosas de toda la ciudad. 

Griffith Observatory
Observatorio Griffith ©Cameron Venti – Unsplash

Entre medias, el guía encuentra el mejor sitio –aunque de lejos– para divisar el cartel de Hollywood. Está prohibido acercarse hasta las famosas letras gigantes, instaladas en 1923 para promocionar un proyecto inmobiliario. Pero con el zoom de la cámara se logra una buena instantánea para presumir en Instagram

Eso de subir fotos a la red social de los ‘stories, los reels y los live’, es fácil en Los Ángeles. Una urbe fascinante, ecléctica y multicultural; repleta de paisajes, platos deliciosos y planes divertidísimos. ¿Te apuntas a alguno? 

2 comentarios en “Qué hacer en Los Ángeles, además de vivir el cine en Hollywood”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba